lunes, junio 1

Ellos tambien tejen

Pese a que las labores como tejer y coser siempre fueron un pasatiempo considerado femenino, cada vez mas hombres recurren a este tipo de actividades con el fin de relajarse.

Gerrard Allt
Un ejemplo de esto es Gerrard Allt, fumador empedernido, había tratado de dejar el tabaco en numerosas ocasiones  sin hallar una solución definitiva.
 "Tejer me dio algo mas que hacer con las manos". "En otras ocasiones en las que intenté dejar de fumar, me sentía ansioso y sólo me calmaba el comer todo el día, Tejer me aporto paz y sosiego y a después de 20 años logre dejar el tabaco"
Gerrard comenzó tejiendo bufandas y sombreros y casi sin darse cuenta abrió un club de tejido en el sur de Londres  llamado I Knit (Yo tejo)

Tal como él, un número creciente de hombres están considerando este pasatiempo como una herramienta para eliminar el estrés. Desde que abrió su tienda en 2008, el porcentaje de clientes masculinos no ha parado de crecer, representando en la actualidad alrededor de un 20%.

Esta tendencia también la confirma la empresa de hilados Rowan, donde los hombres que se registran en su sitio web se mantiene en constante crecimiento llegando a representar un 12%.

Brandon Mably, un diseñador de prendas de punto británico que dirige las clases de todo el mundo para los hombres y mujeres, también ha notado un auge en el interés masculino en el último año.

Brandon Mably
"Para mí, la atracción no es tanto el acto de tejer una bufanda, es el efecto que tiene sobre ti. El movimiento de las agujas es como el tic-tac de un reloj de pie o contando gotas de la preocupación." "He tenido médicos, contadores y abogados que vienen a mis clases"
Ben Wilson, de 26 años, empezó a tejer en su adolescencia y ahora es un diseñador de ropa masculina. También sigue utilizando el tejido como un ejercicio de relajación, a pesar de que ahora es parte de su trabajo.
"Para mí, hacer punto combina una práctica artística, una habilidad de ingeniería y un juego de meditación de problemas de matemáticas"
Aparte de la mirada ocasional divertida en el transporte público - más de las veces de las mujeres - ninguno de estos hombres reportar cualquier reacción adversa a su oficio.

Gerard Allt dice:
"Es una cuestión de cómo te ves a ti mismo, y el grado de confianza que siente en su masculinidad. Mi masculinidad puede manejar un poco de tejido de punto - y estoy seguro que muchos otros chicos "puede también".

No hay comentarios: