domingo, mayo 25

¿Puede el tejido tener beneficios terapeúticos a largo plazo?

Me ha llegado este artículo del Washington Post que me parece interesante, he aquí la traducción del mismo

By Amanda Mascarelli,

Cuando cogí las agujas de tejer por primera vez hace aproximadamente 2 años, no pude imaginar qué vital este hobby podría ser para mi bienestar. Aprender a tejer fue para mi, difícil, pero una vez que aprendí, la manualidad se convirtió en adictiva, en el buen sentido, me calma y ayuda a escribir y a afrontar mis frustraciones de la maternidad.

Los tejedores han reconocido el valor terapéutico de las actividades como tejer y hacer crochet
(una encuesta del 2003 a más de 3500 tejedores del mundo, por ejemplo, encontraron que 81.5 por cierto de los que respondieron se calificaron como sentirse más felices después de tejer)

Pero puede una manualidad como tejer ofrecer más beneficios para la salud a largo plazo?


Las actividades estimulantes de la mente como estas han sido usadas por terapistas para aliviar los síntomas de la depresión y para ayudar a mejor las funciones motoras en gente con enfermedades como Parkison, dice Sharon Gutman, una terapista de la Universidad de Columnia de New York. En el año 2007, Gutman y Victoria Schindler examinaron la literatura científica que analiza las bases neurológicas de hobbies y actividades relacionadas con la salud y el bienestar. Ellos encontraron que aficionarse en actividades como artes, manualidades, música, meditación, reparaciones del hogar y lectura, estimulan la mente, reducen los efectos del estrés relacionados con enfermedades y retrasa el deterioro cognoscitivo. Pero los investigadores están empezando a comprender la base neurológica de por qué estas actividades son buenas para la mente. En un estudio del año 2012, un profesor de Neurología y Psiquiatría de la clínica Mayo Yonas Geda estudió los efectos de actividades como tejer y jugar juegos en 1321 adultos, casi 200 de ellos tenían deterioro cognitivo leve, una etapa intermedia entre el envejecimiento normal y la demencia.

Los investigadores encontraron que las personas que se dedican a las artesanías, actividades con el ordenador, jugar juegos y leer libros, eran de 30 a 50 por ciento menos propensos a tener deterioro cognitivo leve que aquellos que no lo hicieron. Geda observó que actividades como estas pueden ayudar a construir reservas cognoscitivas y la habilidad de amortiguar y soportar un montón de efectos adversos de los productos químicos dell cerebro y malas proteínas acumuladas. El puntualizó, que estudios animales mostraron que ratas y ratones viviendo rodeados de juegos, ruedas giratorias, son menos propensos a desarrollar problemas cognoscitivos como demencia y la enfermedad de Alzheimer. Una razón, dice Gutman, es que estas actividades involucran varias partes de los lóbulos del cerebro: el lóbulo frontal (el que guía el proceso de atencion y planificación), el lóbulo parietal (que maneja la información sensorial y la ubicación espacial), el lóbulo occipital (que procesa la información visual), el lóbulo temporal (que involucra los recuerdos y la interpretación del lenguaje y comprensión) y el cerebelo (que coordina precisión de tiempo y movimiento). Obedeciendo a esto, todas estas regiones del cerebro estimulan las conexiones neuronales y mantienen las conexiones trabajando de manera rápida y eficiente, dice Gutman. Cuanto más usamos estas conexiones, a medida que envejecemos, cuanto más parecen permanecer intactas y preservar la función de nuestro cerebro y evitar enfermedades como la demencia.

Hace un tiempo, solo unos pocos estudios habían explorado el potencial terapéutico de estas actividades. En un estudio, 38 mujeres hospitalizadas por anorexia respondieron un cuestionario sobre su estado psicológico después de haber aprendido a tejer.Después de un promedio de una hora y 20 minutos de tejer por día durante 3 semanas, el 74 por ciento de ellos reportan menos miedo y preocupación por su desorden alimenticio, el mismo porcentaje dice que tejer tiene un efecto calmante, y la mitad dicen que les da la sensación de orgullo, satisfacción y logro.

Hay una evidencia anecdótica del beneficio de los efectos en la salud de tejer. Por ejemplo, el McLean proyecto, sin ánimos de lucro, Project Knitwell, el cual ofrece instrucciones de tejido para cuidadores, personal del hospital, pacientes y parientes, familiares, ha encontrado que los participantes están menos preocupados y sienten un gran sentido de logro cuando ellos completan la labor dice el fundador del grupo Carol Caparosa. “Nosotros trabajamos con muchas madres cuyos bebés han nacido prematuros y ellas no pueden coger a sus bebés por semanas, pero pueden tejer un gorro, lo que les da un tremenda sensación de orgullo y sentido de cuidados maternales”.

El ritmo del movimiento de tejer ofrece, muchos de las mismas clases de beneficios que la meditación, dice Carrie Barron, un profesor de psiquiatría de la Universidad de Columnia de New York y co autor del libro  “The Creativity Cure: How to Build Happiness With Your Own Two Hands.” En suma, ella dice, ver un proyecto como toma forma provee un sentido fuerte de satisfacción.

Tendré todo esto en mente la próxima vez que mi proyecto de tejido se descontrole. Es bueno recordar que es el proceso, no solo el producto final, lo que importa.

Aqui teneis el link original por si alguien prefiere leerlo en inglés.